Crónica de una improvisación en vivo.
El nacimiento del JAM

Prólogo libro Jam de escritura 2007/08 editado por Ramdon House Mondadori

Crónica de una improvisación en vivo

El jam de escritura nació con una idea simple y al mismo tiempo, extraña, la improvisación literaria en vivo de un escritor frene a sus lectores, ahora convertidos en lectores instantáneos y al mismo tiempo, público. Este punto es donde reside lo más interesante del evento, los textos son pensados, escritos y leídos en el mismo instante, en vivo. Esta momentaniedad es odiada por los autores por varios motivos: primero, no nacimos para ser estrellas de rock; segundo, no queremos mostrar nuestro material en crudo y tercero, detestamos que nos observen trabajar. Sin embargo, ninguno de los escritores que se sometieron a la experiencia se arrepintieron, por el contrario, todos estuvieron entre cuarenta minutos y una hora y media que les parecieron apenas segundos y todos quedaron entusiasmados por el tipo de adrenalina que les generó exponer su creación, y por lo que sintieron al escuchar al público-lector festejar o criticar una frase en vivo y la necesidad de estar siempre atento y de no escribir lo que sea.

 

Pero conseguir al primer escritor a principios de 2007 fue difícil. Ninguno quería ser el que abriera el ciclo. José María Brindisi aceptó creyendo que el evento ya tenía varias fechas haciéndose. A mi amigo José nunca se le confesé y para completar la mentira piadosa en el flyer que se envió por mail decía “2º Jam de escritura”. José eligió a Matías Capelli para que lo acompañe con la música, en un evento tan frontal es importante que cada escritor elija quién va a musicalizar su presentación. La idea es reproducir el ambiente en el que cada autor se sienta a trabajar. Aprovecho este medio para disculparme con mi amigo José, el primero que se sentó en el banquillo del Jam. En el primer evento, en el bar La Sede, de Palermo, asistieron 26 personas.

En el segundo evento hubo un poco más de público. Julián Urman, acompañado por Ian Kornfeld con su lápiz óptico creando música minimal, escribió un texto multidimensional y religioso que por momentos se convirtió en una charla con el “ayudante de Windows” que no dejaba de aparecer en la computadora.

Martín Kohan me llamó unos días antes de su fecha para decirme que se había cortado el dedo, lejos de la excusa pidió escribir con la 1º Sinfonía de Gustav Mahler interpretada por la orquesta de Hamburgo. Así que me dediqué durante quince días a conseguir la versión que él me había pedido. Ni siquiera la gente de Zivals pudo encontrarla, así que tuvimos que conformarnos con otra versión. Martín no llegó a terminar el texto con la sinfonía, así que repetimos el cuarto movimiento y cuando terminó borró el texto. En este libro solo se podrá leer el fragmento final. Las treinta almas que estaban aquella noche pueden considerarse personas afortunadas.

Lo que hizo Ariel Schiettini fue la afirmación de que el evento tenía mucho para dar. El texto que está publicado es apenas un recorte de las 5 páginas que Ariel escribió en vivo. La mutación del texto de narrativa a poesía fue para los que estábamos presentes una maravillosa clase de edición y corrección. Lo acompañó en la música Santiago Delucchi.

El 3 de octubre se hizo el primero Jam de escritura libre. Un cadáver exquisito en vivo con motivo de un festejo de un cumpleaños, el mío. Escribieron casi todo los presentes. En el libro se puede leer algunas partes elegidas al azar.

Unos días después se hizo el primer Jam de escritura fuera del ciclo del Jam de escritura. La dirección General de Museos me convocó para que organizara un jam en el MARQ (Museo de Arquitectura de Buenos Aires) con pretexto de la Noche de los Museos 2007. Escribí con la música de fondo de Pedro Di Matteis en un sótano azul y con un público que tal vez no entendía lo que estaba ocurriendo porque observaban el jam como una instalación de arte contemporánea.

En el 2008, el lugar era otro, el Podesta, también era otra la expectativa. La editorial Mondadori decidió apoyar con más fuerza al evento, se sumaron Violeta y Noe ayudando en la prensa, se hicieron postales de las increíbles gráficas que Santiago Idelson diseñaba para cada fecha y la gente respondió con presencia (ya no solo vinieron los treinta amigos que seguían al jam de escritura). También llegaron las notas, algunas divertidas y otras grotescas pero casi todas positivas, lo importante era que se comenzaba a hablar del evento como algo que ocurría dentro del mapa de las letras argentinas. A los medios se le sumaron los blogs que consideraban al Jam como parte de la nueva generación de escritores más acostumbrada a los nuevos recursos para crear literatura. Además, entre escritor y escritor, se regalaban libros a quienes respondían las preguntas que hacía a través de las pantallas: ¿Quién escribió tal libro? ¿Cómo se llama el personaje de tal novela? Etc.

El primer autor del 2008 fue Hernan Vanoli y luego Oliverio Coelho acompañados por Dj Teem. El segundo evento del año contó con dos escritores en boga, por un lado Samanta Schweblin, que confesó tener pánico escénico y que pedía como música de acompañamiento, gaitas escocesas y Pedro Mairal con un correcto e interesante texto del que solo se podrá leer un fragmento. El Jam donde estuvo Juan Terranova y Federico Levin, fue una fecha particular, había paro de colectivos, taxis y en el mismo horario jugaba Argentina vs Brasil por las eliminatorias del mundial 2010. El texto de Terranova fue acompañado por la música de Luis Diego Fernandez y el texto de Levin tuvo momentos grandiosos que fue festejado por el público como un gol de Messi en el Maracaná. El partido fue horrible, terminó cero a cero y los pocos que vinieron al Jam se quedaron hasta tarde tomando cerveza y escuchando música de Fede Pintos. El texto de Florencia Abbate fue acompañado por un compilado de música oriental de los años sesenta. El español Jordi Carrión fue, hasta ahora, el único invitado internacional. Jordi llegó a Buenos aires para presentar su libro y aprovechó la estadía para participar del jam. Armó una crítica del evento en vivo, fue el primero que observó con otros ojos el lugar, la situación y la literatura que ahí se creaba, de acuerdo o no, fue un interesante ejercicio realizado por un escritor con una mirada diferente. El texto de Jordi no se puede leer porque él decidió borrarlo en vivo. Un mes más tarde Esteban Castroman, acompañado por Fran Di Gianni, recreó el clima de una película de terror que ocurría en las inmediaciones del Podesta. Las chicas tenían miedo y hubo alguno que aprovechó el momento. Julián Gorodischer, con la música de Nantuko, recreó una salida en el mismo bar, pero quince años atrás. A Guillermo Piro hubo que pedirle que deje de escribir, cuando dejó la computadora dijo que podía quedarse toda la noche. Peo después estuvo Leonardo Oyola, que inverso a Piro, estuvo apenas media hora frente a la computadora. El evento Octubre, con Ana Cecchi musicalizada por Maria José Abad y Félix Bruzzone con Mercelo Pannozo en la música, fue el que tuvo más público de todos, más de 200 personas rotaron en la noche.

Después de casi dos años de la creación del evento, nunca nadie hubiese imaginado que existía la posibilidad de poder editar el libro de la mano de Mondadori. El evento solo tuvo crecimiento y supongo que va a seguir así. El público está cada vez más entusiasmado, los autores menos reticentes al ser convocados y le boca en boca hace lo suyo. Para el año que viene puede que haya muchas sorpresas, autores internacionales, orquestas en vivo y mucha más creación literaria.
Y aunque podría decirse que todo texto escrito nace de una improvisación, los textos que van a poder leer en este libro tienen una soltura digna de la improvisación en vivo.

Adrián Haidukowski

1 Comment on Crónica de una improvisación en vivo.
El nacimiento del JAM

  1. merci pour le partage.

Leave a comment

Your email address will not be published.

*